Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

El falso desafío de las elecciones municipales del domingo en Venezuela

par Bernard Tornare 7 Décembre 2013, 22:23

El falso desafío de las elecciones municipales del domingo en Venezuela

Coautor Alberto Ruano

Las elecciones locales del próximo domingo para escoger los 335 alcaldes y los más de 2400 consejeros municipales, confrontan a los venezolanos y venezolanas a una singular decisión electoral.

Una decisión cargada de amenazas golpistas contra el gobierno bolivariano y que la oposición, encarnada sobre todo por Henrique Capriles Radonski - el derrotado enardecido en las últimas elecciones presidenciales - trata de presentar como un "plebiscito" que podría dar lugar a convocar un "referéndum revocatorio" del gobierno nacional.

O, si llega el caso, a movilizar una oposición, sin verdaderos programas políticos de proyección nacional, pero fortalecida si logra una mayoría "municipal", como para sostener un nuevo intento golpista, en el espíritu del golpe de Estado de 2002, pero con un nuevo estilo: Un “golpe de Estado silencioso " como lo denominó recientemente el presidente Maduro.

Desde hace casi cuatro meses, por no tener nada mejor a mano, la oposición ha insistido en la importancia que tomarían, a sus ojos, las elecciones locales de este próximo domingo. Capriles declaraba, el 10 de agosto, a la prensa: "Los cambios que queremos en nuestro país pasan necesariamente por el 8 de diciembre, porque allí sabremos si haremos un gran proceso de consulta, reforma o enmienda constituyente para salir democráticamente de este gobierno. El 8 de diciembre tiene que ser un gran plebiscito (…).”

En septiembre, desde Míami, añadía la amenaza, apenas velada, que si los resultados no eran favorables a la oposición, ello podría desencadenar sublevaciones populares. En su programa televisado "Venezuela para todos", Henrique Capriles, anticipaba en un tono de ultimátum: “O empiezan a asomar soluciones y que los procesos electorales sean con libertad y transparencia, o el pueblo les pasará por encima",

Por cierto, el solo hecho de anunciar la intención de aprovechar comicios meramente locales, como las elecciones municipales, para propiciar el derrocamiento del gobierno nacional de Nicolas Maduro, ya muestra una transgresión al orden democrático de la sociedad, y más todavía si se considera el llamado explícito a "pasar por encima" al gobierno electo.

Cuando fueron las últimas elecciones municipales, los candidatos bolivarianos obtuvieron casi dos terceras partes de los distritos en competencia (el 64 % exactamente). Un éxito clamoroso. Pero, en aquel momento, la "guerra económica" de acaparamiento y penurias deliberadas de los bienes básicos de consumo que provocan, a su vez, la escalada de los precios, la especulación financiera en el mercado de las divisas, todavía no habían tomado la amplitud que tomaron en estos últimos meses. Tampoco lo había hecho el boicot a los servicios públicos, tal como el abastecimiento de electricidad a las poblaciones. Un boicot que ha puesto en marcha la misma oposición anti-bolivariana que reclama “soluciones” al gobierno, y la cual parece decidida, cueste lo que cueste, a frenar la revolución social y a desestabilizar las instituciones de la república bolivariana.

Capriles y otros líderes de la oposición descalificaron, repetidas veces, como “incompetente", como "incapaz", etc., al líder bolivariano y actual presidente Nicolás Maduro. Del mismo modo como descalificaron, de manera artera y antipatriótica, la labor inmensa, revolucionaria y conducente a la emancipación nacional, realizada por Hugo Chávez Frías.

¿Es a ellos, como individuos, a dónde se dirigen esas descalificaciones? No, nada de tal. Descalifican lo que Chavez y lo que Maduro representan para el pueblo venezolano. Descalifican la voluntad mayoritaria popular que los escogió, como sus voceros, sus representantes legítimos.

Las élites tradicionales, la oligarquía venezolana, la burguesía especuladora y parasitaria, los confidentes del Imperio, todos aquellos que sostuvieron el apartheid social y económico en Venezuela durante largas décadas, no pueden soportar la idea que ahora son los ciudadanos humildes, los excluidos y los trabajadores, quienes deciden sobre el destino de la nación venezolana.

Y el desafío que la oposición lanzó al gobierno, de transformar la elección municipal del domingo en un "plebiscito" no debe engañar a nadie. En democracia, son las elecciones presidenciales y legislativas las que definen la mayoría gobernante.

En síntesis, la votación en estos comicios municipales, para los bolivarianos, debe responder a nuestra conciencia social y sobre todo: política y lograr poner así, un fin en las provocaciones de esta derecha anti-democrática y golpista.

Alberto Ruano & Bernard Tornare

Haut de page